<blockquote>«Para los bávaros, cada día hay algo que celebrar».</blockquote>
Hermann Bahr (1863–1934), escritor austriaco
«Para los bávaros, cada día hay algo que celebrar».
Hermann Bahr (1863–1934), escritor austriaco

Refrescándose y relajándose a las orillas de un lago con el traje tradicional bávaro
Foto: Kilian Blees

Das Bayerische Bier ES Ein edler Tropfen! ES Bayern schmeckt! ES Typisch bayerisch ES Kulturstaat Bayern ES Lederhosen ES Wer feiert das schönste Fest in Bayern? ES Ludwig II. und seine Schlösser ES Aquarell :: Maibaum ES

La cerveza bávara

«El hecho de que exista la cerveza es la mejor prueba de que Dios nos ama y nos quiere ver felices». Podría pensarse que esto lo ha dicho una persona de Baviera, pero ni mucho menos. Son palabras de Benjamín Franklin (1706–1790), uno de los padres fundadores de los Estados Unidos. Razón no le faltaba. Baviera tiene 620 cerveceras, el mayor número por kilómetro cuadrado del mundo. Todas ellas se rigen por una ley fundamental: la cerveza solo puede ser elaborada con lúpulo, agua, malta y levadura. Esto se sigue haciendo hoy así, igual que hace 500 años, cuando en 1516 se promulgó en Baviera la Ley de la Pureza de la Cerveza, la ley alimenticia aún vigente más antigua del mundo.

En verano, los Biergärten (literalmente, «jardines de cerveza») se convierten en la sala de estar de los bávaros. Allí, cada uno puede llevarse la merienda o cena y tomársela allí. Solo las bebidas deben adquirirse en el establecimiento.

Subir

De buena cepa. «Voy a hacer mi propio vino».

La trayectoria de Christine Pröstler parece sacada de un cuento. A los 18 años, esta joven de Baja Franconia fue nombrada ‘Princesa del Vino’ de Retzbach, su localidad natal. Christine estuvo representando el vino de Franconia durante tres años y descubrió su pasión. «Quería aprenderlo todo sobre el cultivo del vino». Dicho y hecho. Después de hacer la Selectividad, realizó una formación de viticultura y pasó varios meses en viñedos de Nueva Zelanda y Sudáfrica. Posteriormente, trabajó durante cuatro años en una gran bodega de la comarca vitivinícola de Hesse Renano, antes de convertirse en maestra bodeguera de la bodega ‘Staatlicher Hofkeller’ de Wurzburgo. A la vez que desempeña este puesto de jornada completa, Christine comienza a recibir los frutos de su primera cosecha: 900 litros. En 2012, funda su propia bodega y solo un año más tarde es elegida mejor bodeguera joven del año por la Asociación Agrícola Alemana DGL. Su próximo objetivo lo tiene claro: posicionarse entre las mejores bodegas de Franconia.

Subir

¡Qué bien sabe Baviera!

Subir

Baviera es...

En muchas localidades bávaras, la noche anterior al 1 de mayo o el mismo 1 de mayo es típico colocar en un lugar destacado el Maibaum (literalmente, «árbol de mayo»): un palo alto generalmente pintado con los colores de la bandera bávara y decorado con adornos que trae suerte y simboliza la alegría de la primavera.
Foto: Tina Berning

El típico Laugenbreze (especie de rosquilla con sal) nació por casualidad el 11 de febrero de 1839 por una equivocación del panadero Anton Nepomuk Pfannenbrenner quien, en vez de glasear la rosquilla con agua azucarada, lo hizo con la sosa caustica que utilizaba para limpiar las bandejas del horno.
Foto: Tina Berning

El término Weißwurstäquator (literalmente, «ecuador de las salchichas blancas») define con humor la frontera trazada imaginariamente al norte de Baviera para distinguir entre la región donde se degustan las típicas salchichas blancas bávaras y las demás regiones alemanas.
Foto: Tina Berning

El FC Bayern München es el club de fútbol alemán con más títulos futbolísticos a sus espaldas y juega en la Liga de Campeones, también desde el punto de vista económico. Del FC Bayern eran siete de los futbolistas de la selección alemana que ganó el Mundial de Brasil de 2014.
Foto: Tina Berning

¿Por qué se eligió el león como animal del escudo bávaro? Originariamente, el escudo con un león dorado sobre un fondo negro era el símbolo de los Condes del Palatinado del Rin. En el año 1214, el duque Ludwig recibió el feudo del Condado del Palatinado y, desde ese momento, el león se mantuvo durante siglos como símbolo común de los Wittelsbacher de la Antigua Baviera y del Palatinado.
Foto: Tina Berning

Subir

Baviera cultural

Subir

Franz Stangassinger hace los tradicionales Lederhosen a medida y con gran pasión. «Toque el pantalón y notará la diferencia»

El hombre bávaro que cuida su imagen lleva los pantalones tradicionales de ante. Fuera de Baviera, cada vez son más los hombres que llevan unos Lederhose hechos a medida. 30 horas son las que necesita el maestro curtidor Franz Stangassinger para hacer un pantalón. Cada Lederhose es único, por lo que para disfrutar de unos pantalones de ante hechos a medida como estos hay que esperar como mínimo una media de 18 meses. «Tengo clientes que vienen incluso en jet privado desde Singapur y Nueva York».

En este taller de Berchtesgaden se hacen Lederhosen desde 1888. «Aquí es donde la emperatriz Sissí compraba sus pantalones de equitación y la casa real bávara sus Lederhosen». ¿Por qué han vuelto a ponerse tan de moda los Lederhosen? «La gente quiere llevar prendas naturales. Toque el pantalón y notará la diferencia».

Subir

¿Dónde se celebra la mejor fiesta de Baviera?

¡En Múnich! Aquí se celebra la mundialmente conocida Oktoberfest. La fiesta de la cerveza más famosa del mundo atrae cada año a más de seis millones de visitantes. La Oktoberfest tiene su origen en la fiesta que se celebró en 1810 por la boda del príncipe Luis I de Baviera y la princesa Teresa de Sajonia-Hildburghausen. El campo donde se celebró se llamó en honor a la novia Theresienwiese (prado de Teresa), nombre que aún sigue manteniéndose en la actualidad, si bien suele abreviarse con el término bávaro [Wiesn].

¡En Straubing! Aquí se celebra la famosa Gäubodenfest. «Un auténtico paraíso», a decir de los habitantes de esta ciudad alemana. Más de 1,4 millones de personas visitan cada año en agosto esta «Fiesta para el pueblo, para jóvenes y mayores, para todas las ideologías políticas y creencias religiosas, para la gente del campo y para la gente de la ciudad».

¡En Erlangen! Aquí se celebra la Bergkirchweih, una fiesta que atrae cada año a un millón de visitantes. La Bergkirchweih surgió a partir de las fiestas que celebraban los tiradores o cazadores de pájaros y data de 1755.

¡En Landshut! Aquí, en esta ciudad de Baja Baviera, se celebra cada cuatro años una de las fiestas medievales más grandes de toda Europa. Durante las tres semanas que dura, los habitantes de Landshut retroceden al año 1475 y, enfundados en atuendos históricos, disfrutan con alegría desbordante.

¡En Augsburgo! Aquí se celebra dos veces al año el Augsburger Plärrer. Los orígenes de esta famosa fiesta se remontan a hace más de 1000 años.

Subir
Foto: Tina Berning

Subir

Luis II de Baviera y sus castillos

Como dice el periodista bávaro Reinhard Raffalt: «Los bávaros deliran. Y ninguno ha delirado tanto ni con tanto éxito como Luis II de Baviera». Así es como los castillos de Neuschwanstein, Linderhof y Herrenchiemsee siguen atrayendo a personas de todos los continentes que quedan hechizadas con los mundos de ensueño que mandó construir el rey de cuento Luis II de Baviera.

Espacio para soñar tuvo más que suficiente el pequeño Luis mientras pasaba su infancia en el castillo de Hohenschwangau, situado frente a unas fantásticas montañas. Precisamente allí, sobre esa montaña, fue donde más tarde, ya como rey Luis II de Baviera, mandó construir el fabuloso castillo de Neuschwanstein. Con vistas a su habitación de niño, pero más imponente y fascinante.

Los castillos de Linderhof y Herrenchiemsee son una declaración de amor al Palacio de Versalles y fueron equipados con la última tecnología de la época: sofisticados sistemas eléctricos de timbres y teléfonos, calefacción central o inodoros con cisternas que se activaban automáticamente. Conocidas en todo el mundo son también sus mesas mágicas que, como si de un ascensor se trataran, podían bajarse a la cocina del sótano y, una vez puestas y engalanadas, subirse de nuevo al salón. Ya entonces el binomio tradición y progreso estaba bien enraizado en Baviera.

Subir